OBJETO DEL PROYECTO:
Proyecto de “rehabilitación de la zona deportiva de Beraun, actuación A” consistente en el diseño y construcción de la nueva cubierta de la pista de atletismo de Beraun en Rentería (San Sebastián).

Tipo de encargo: Concurso público.
Estado: Finalizado, 2020.
Ubicación: Rentería, San Sebastián (Guipúzcoa - España).
Cliente: Ayuntamiento de Rentería.
Superficie: 1601,78 m².
PEM (liquidación): 599.784,34€
Colaboradores: Construcciones Moyua (Constructora); Josune Irazusta Larrea (Arquitecto Técnico); Meik (Ingeniería); 2A2 Estudio de Arquitectura (Estructuras); Gabyl Guipúzcoa (iluminación); Jon Arruti (Fotógrafo).

RESUMEN DEL PROYECTO:
En 2019 el Ayuntamiento de Rentería convocó un concurso para realizar una serie de actuaciones de reforma y actualización de las instalaciones deportivas del estadio Mikel Odriozola situado en el barrio de Beraun. Una de ellas consistía en cubrir el semicírculo que se encuentra detrás de la portería Este para que los equipos infantiles de atletismo puedan entrenar a cubierto. Nuestra propuesta ganadora del concurso convierte este complicado encargo de hacer una cubierta en forma de media luna en un reto arquitectónico y urbanístico. La forma, la materialidad y la escala del nuevo objeto arquitectónico explican su condición urbana. Responden directamente a su relación con el entorno próximo tan poco favorable.

Proponemos un objeto tridimensional esculpido por los flujos y las tensiones del entorno próximo. Por ello sus esquinas se redondean para responder de forma más amable. Su gran canto lo dota de la escala y condición corpórea que le permite dialogar con la dureza de los bloques próximos. Dicho canto, de casi 4 metros, se resuelve mediante cerchas tubulares ligeras apoyadas sobre dos líneas de esbeltos pilares aportando la sensación de flotar sobre los mismos y poder acomodar su posición entre un tosco muro de hormigón escalonado y la superficie horizontal del campo.

La cubierta se inclina en dirección al campo de juego para acompañar la pendiente de la calle lateral. Y se eleva lo suficiente para que desde la calle posterior se siga viendo en todo momento y permitiendo que el contacto visual con este gran espacio urbano relaje la tensa densidad del barrio.

Su ligera piel traslúcida lo dota de una cierta inmaterialidad. De día es un liviano objeto flotante con un interior extraordinariamente luminoso y de noche es una lámpara que se convierte en un referente del entorno urbano.